El Teatro
del Fantasma
Somos un espacio donde coinciden las Artes y las Causas Sociales a través de la creación, producción, difusión, divulgación, fomento, investigación y experimentación del hecho artístico y social, en constante intercambio con nuestro público para plasmar una poética propia y así, contribuir a la consolidación de una ciudadanía plena, al desarrollo y a la cohesión social

Quiénes Somos

El Teatro del Fantasma AC es una Institución donde coinciden las Artes y las Causas Sociales a través de la creación, producción, difusión, divulgación, fomento, investigación y experimentación del hecho artístico y social. Procuramos el establecimiento de redes de cooperación a nivel nacional e internacional para el intercambio de experiencias positivas y replicables, para contribuir por medio del arte y la cultura a la consolidación de una ciudadanía plena, al desarrollo y a la cohesión social principalmente en sectores desfavorecidos de la sociedad.

Lo que hacemos

Artes Escénicas

Teatro, Danza, Música, Arte y Cultura

Talleres

FITI

Cultura en resistencia para incidir en la recuperación del tejido social
Festival
Independiente de
Teatro 
Íntimo
Encuentro internacional

Residencia Artística

Nuestros hermanos en Mérida, Yucatán, de El Centro de Investigación Escénica El Teatrito, nos reciben en una breve estancia en su espacio para investigar de manera conjunta sobre procesos que nos interesan mutuamente.
Veremos cómo se desarrolla el proceso y si surge algún dispositivo escénico.
​Da click en la imagen para mayor información.

Nuestros Cómplices

Nuestros Hermanos

No quiero referirme a actores malos que abundan tanto en nuestros escenarios, pues simplemente deben dedicarse a oficios útiles como contaduría fiscal u otras artes de sobrevivencia. Un mal actor, actor no es. Pero he aquí que tenemos otros actores que han estudiado en los mismos planteles de enseñanza teatral y ambos son actores que militan con los proyectos, salvo que uno es un buen actor y el otro es un actor genial. Para mí, la diferencia que define el talento del actor reside en qué tanto el actor se sumerge en la experiencia, la experiencia que deja emociones guardadas en el último rincón de su intimidad y que saca mientras actúa. Diría yo no qué tanto se ha sumergido ni cuantas experiencias tuvo, aunque no está mal que un actor tenga una experiencia vital abundante, sino qué tanto el actor quedó vulnerado, qué tanto se dejó vulnerar por experiencia. Y ese qué tanto quedó vulnerado por ella define la envergadura de su imaginación, la envergadura de su sabiduría artística y la simbiosis, la clase de elaboración que hace con su personaje. O sea, la experiencia para mí es definitiva, experiencia relacionada con la imaginación y con la sabiduría del actor.
Ludwik Margules